Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El número puede parecer bajo, tomando en cuenta que el país cuenta con más de 5000 centros educativos, pero no deja de ser significativo. No por la cantidad sino por la intensidad de las acciones y los discursos detrás de los cierres. En medio de la campaña electoral no podemos ignorar que este es el tema de fondo, aunque no debería serlo, pero lo es.

Costa Rica no estaba lista para el resultado de la opinión consultiva, pero lo necesitaba. Tenemos que reconocerlo, fuera de nuestros espacios existe una mayoría que se decanta en contra de la respuesta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Pero esa mayoría existe también porque nos equivocamos y creímos que la tolerancia era dejar que cada uno viviera en su espacio, en lugar de aprender a convivir con la diferencia. Que ridiculizar sus posiciones no los iba a fortalecer y que en muchos casos nos faltó el respeto que ahora pedimos. Pero era necesario que esto pasara, porque teníamos que darnos cuenta de esa realidad que no vivimos.

Lo que viene no va a ser sencillo

Vamos a tener la tercera Segunda Ronda electoral en nuestra historia. En ambos casos anteriores el candidato que ganó la primera ronda repitió también en la segunda. Si el PAC busca ganar el próximo 1 de abril debe tener claro que entra perdiendo y que tiene que salir con todo a convencer a los que votaron por otros partidos. Mucho de ese trabajo va a pasar por cómo discutamos el tema de la "ideología de género".

Si se toma en cuenta que en el pasado en Segunda Ronda el abstencionismo aumentó en comparación con la primera, ese 34,4% histórico que tuvimos el domingo pasado muy probablemente vaya a aumentar y rondar el 50% en abril. Poco más de medio millón de costarricenses votaron por Fabricio en la primera y podemos estar casi seguros de que repetirán en la segunda. Su base es un votante duro y decidido, su posición está basada en “convicciones” y no se va a lograr cambiar con una campaña. Cualquier ataque o cuestionamiento solo refuerza la posición de esta base.

Con esa ventaja inicial que cuenta Fabricio, el abstencionismo será el principal enemigo. Entre menos gente vaya a votar, más real será una presidencia del PRN. Por ejemplo, si se tuviera una votación del 50% del padrón electoral, Fabricio necesitaría sumar un poco más de 330.000 votos para ganar en la Segunda Ronda.

La única forma de contrarrestar esto será en el uno a uno. No queda de otra más que conversar con la gente desde el respeto y movilizar a los que están indecisos o estén pensando en abstenerse de ir a votar.

La lucha es con la "ideología de género"

Lo que está detrás del movimiento conservador que se dio después de la opinión consultiva no fue generación espontánea, ni fue ahí cuando inició. Esto comenzó cuando el discurso de la existencia de la supuesta ideología de género comenzó a esparcirse. El movimiento que se generó fue simplemente porque Fabricio logró convertirse en la voz y defensor de ese sector.

Porque, aunque me tenga que tragar mis palabras por cada vez que he dicho que la "ideología de género" no es real, en nuestra realidad sí lo es. Mientras haya personas desde podios y posiciones de poder predicando el riesgo que representa la "ideología de género" para la sociedad y haya gente que crea esos discursos, la "ideología de género" existe y es lo que justamente se debe vencer.

Quienes han pregonado la amenaza de la "ideología de género" han sabido construir un discurso eficiente. Pero, ¿por qué es tan eficiente? Porque logra tomar el desconocimiento, mezclarlo con los valores de la fe, envolverlo en “argumentos” científicos, biológicos, legales y hasta semánticos y presentarlo en palabras sencillas para que cualquiera lo pueda repetir para justificar cualquier prejuicio.

Eso es algo que no ha logrado hacerse desde este otro lado. No hemos logrado construir un discurso que defienda los derechos humanos e incluya las tendencias modernas de pensamiento, pero que sea digerible para todos.

¿Cómo hacerles entender que no se trata de “fomentar la homosexualidad” sino de aprender a respetar a quien es diferente por su orientación sexual? Que no se trata de promover el inicio de las relaciones sexuales entre jóvenes, se trata de que puedan hacer frente a una sociedad hipersexualizada que acosa y viola a sus adolescentes constantemente. No se trata de que "se vuelvan transexuales", se trata de que cuando se encuentren con una persona trans en su colegio le traten con el mismo respeto que cualquiera merece.

Ayer fueron 16 escuelas cerradas "en contra de la ideología de género", pero mañana pueden ser más y en contra de otros temas. No se puede olvidar que una característica de las posiciones hegemónicas es su necesidad por volverse en verdad absoluta y llegar a imponerse sobre todas las demás. Hoy pueden estarse oponiendo únicamente a un grupo que tal vez no sea el nuestro, pero es tarea de todos asegurar que no sigan avanzando. Ya lo había dicho Martin Niemöller:

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada
- Martin Niemöller (pastor luterano alemán)