Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En la introducción de este video se proyecta a un grupo de personas una imagen similar a la que acompaña este artículo. Y el presentador les dice: “Ahora, a pesar de lo que están pensando estos dos círculos no son iguales. Repito, estos dos círculos no son iguales. De hecho, uno es más grande que el otro”. El presentador prosigue a preguntar quienes creen que el circulo azul o rojo es más grande. Todos en el grupo escogen una de las dos opciones, para después darse cuenta de que los círculos eran iguales y al ser engañados por el presentador, se inclinaron por una opción falsa.

Esto ejemplifica, lo que se conoce como un Falso Dilema. Al recibir una premisa de que nuestras opciones están limitadas, no tomamos la decisión que creemos correcta, sino que elegimos entre una de las opciones incorrectas que se nos dan.

Esto, en buena medida, es lo que nos pasa con las encuestas. Nos crean una falsa ilusión de que nuestras opciones están limitadas a quienes en este momento aparecen de primeros, y a algunos les “obliga” a escoger, no lo que creen correcto, sino una de las opciones incorrectas que se presentan como si fueran las únicas opciones posibles. Esto no deja de ser relevante porque debemos recordar que los indecisos son la mayoría y según la experiencia serán cerca de un millón de personas las que tomarán su decisión esta semana.

El único voto útil e inteligente, es el que se toma cuando uno está informado, y con esa información se escoge la opción que a nuestro criterio tiene las mejores propuestas y la claridad para hacer frente a los múltiples y conocidos retos que enfrentamos.

En este momento, tenemos 13 opciones, de las cuales puedo afirmar:

  1. No hay ninguna opción perfecta. Nadie que no sea militante activo de un partido político, que de paso somos la mayoría de costarricenses los que no lo somos, va a estar 100% de acuerdo con un candidato. No hay candidato perfecto, porque no hay personas ni partidos perfectos.
  2. Sí hay opciones equivocadas. Porque no todos los candidatos y partidos están preparados para hacerle frente a lo que se viene. Hay que entender que, aunque no ha sido el tema de fondo de esta campaña, quién se ponga la banda presidencial el 8 de mayo, se encontrará con una situación fiscal que requiere intervención inmediata, y debe llegar preparado, con propuestas y un equipo de trabajo listo para implementar acciones en este tema desde ese primer día.

Pero esa es solo mi opinión, le toca a cada quien hacer el trabajo de informarse y sacar sus propias conclusiones de cara a las elecciones.

Quedan debates importantes. Pero hay múltiples debates, entrevistas y espacios de análisis que ya se realizaron, y donde se pueden conocer las diferentes propuestas de cada partido. Ahí están los Va de Frente y las mesas de SINART, las entrevistas de Café Política, la Hora Tica, Hablando Claro, Noches sin Tregua, Planeta Política, Matices, así como los comentarios de ¿Cuál es el Plan?, Suave un Toque y probablemente otros espacios que en este momento se me escapan.

Si esta valorando apoyar un candidato, vea las entrevistas que le han hecho, busque los debates en los que participó, oiga los análisis que se han hecho de sus propuestas, discuta con otras personas su posición. Sobran análisis y entrevistas en múltiples formatos y desde diversas posiciones. Si de algo no podemos quejarnos es que no haya habido espacios para informarse de los candidatos y sus propuestas, a estas alturas sería irresponsable no informarse para tomar una decisión el próximo domingo. No nos quedemos con la impresión inicial de un eslogan o estribillo de campaña, hay mucho en juego para el país.

Estamos a menos de una semana de que la primera parte de esta campaña finalice. Revisemos todas las opciones y no dejemos que las encuestas limiten nuestro poder de elegir. Y estando informados, que cada uno vote por lo que le parezca verdaderamente y de forma integral (no monotemática) la mejor opción para el país.