noviembre 14, 2017

Un interminable lunes para Celso

1.

Es un mal día (otro) para ser Celso Gamboa: Lado A

— De hace un par de meses para acá todas las semanas tenemos dos noticias fijas: A) La Liga hace el papel B) A Celso se le abre una nueva causa, ya sea penal o disciplinaria. Naturalmente entre tantas causas uno puede confundirse, así que intentaré explicar un poco cómo funcionan las disciplinarias… ¿quién las conoce? ¿cuánto duran? ¿qué implican? ¿cuáles son las sanciones?

— Hasta donde yo tengo entendido Celso (en adelante Pinocho Supremo) tenía el lunes en la mañana tres causas disciplinarias en la Corte abiertas. Para entenderlas mejor las vamos a llamar Panamá, México y Liz Tencio. La primera busca establecer los motivos por los cuales viajó al vecino país acompañando a Juan Carlos Bolaños así como su relación con El Pulpito. La segunda confirmar o descartar que estaba completamente alcoholizado en el aeropuerto de México. La tercera es la que puso en curso Liz Tencio, quien lo denunció por no inhibirse cuando desestimó el famoso caso del magistrado (y amigo) Porfirio Sánchez por prevaricato (quien recordemos, sí se inhibió cuando pasó lo contrario y le tocó “juzgar” a Celso, corroborando dicha amistad).

— Estas causas “disciplinarias” son internas (digamos, de corte administrativo) y no tienen nada que ver con las causas penales. Esto debe quedar clarísimo: son totalmente independientes. Aludo al tema porque por un solo “hecho” se puede denunciar en ambas vías (y lo que una resuelva no afecta a la otra). Como quien dice, usted pueda acusar a Celso por x delito “con el jefe” (La Corte) y con el Estado (vía Penal). Las sanciones, naturalmente, son distintas (ejemplo, en el primer caso se puede recomendar su despido, en el segundo se le puede sentenciar a prisión).

— Ahora bien, normalmente estos casos “internos” del Poder Judicial los conoce la Inspección Judicial (suerte de tribunal laboral interno) pero cuando se trata de un magistrado los conoce la Suprema Corte (es decir sus compañeros magistrados).

— Es importante tener claro que cada causa disciplinaria es independiente (no se pueden acumular) y que a cada una se le asigna (por rifa) un “magistrado instructor“. En todos los procedimientos el plazo máximo para resolver es de un año. Ahora bien, la Inspección Judicial conoce cualquier cantidad de casos (son cerca de 15.000 empleados en la Corte) pero la Suprema Corte pues… en este momento solo tiene las causas de Celso. Perfectamente podrían estar resueltas en cuestión de semanas.

— Cuando se recibe una denuncia (como la de Patricia Mora sobre el viaje a Panamá) o se abre una investigación de oficio (como en el caso del viaje a México) hay dos caminos. Si el caso es “sólido” (hay suficientes indicios) de un solo tiro se nombra al instructor y el instructor tiene un mes para hacer el traslado de cargos al encausado (de nuevo, caso Panamá). Si los indicios no son tan robustos (caso México) se solicita una investigación previa (también a un magistrado instructor) y posteriormente se determina si debe o no avanzar el proceso.

— Así, en el caso México, se determinó que la magistrada instructora (de la investigación, no del proceso definitivo) sería Doris Arias (Sala III),quien ya presentó su informe. Papelitos en mano la Corte decidió el día de ayer darle curso al proceso (es decir Doris consiguió establecer que sí se debía conocer el caso). Nuevamente se sortea un instructor definitivo y se escogió a Fernando Castillo (Sala Constitucional). Castillo tiene ahora un mes para hacer el traslado de cargos (la acusación formal).

— Recordemos que en el caso de Panamá ya se hizo el traslado de cargos, precisamente porque no hizo falta una investigación previa: entró directo. Ya con el traslado de cargos las cosas caminan rápido: el encausado tiene 5 días hábiles para contestar y el proceso avanza. Si la prueba que se discute es solo documental el resto del procedimiento es por escrito y tras una audiencia final ya los magistrados pasan a resolver. Si hay testigos pues toca escucharlos (en audiencia oral) previo a que los magistrados tomen su decisión (acá todos votan).

— Ahora sí, ya puedo contestar una pregunta que muchos de ustedes se están haciendo: ¿por qué no despide la Corte a Celso? Para empezar, porque tiene que tener un motivo para hacerlo y eso se establece mediante un debido proceso que es el que les acabo de explicar. Y para terminar, porque de todos modos no puede. Si los magistrados resuelven (en cualquiera de estos casos administrativos) que tienen motivos suficientes para considerar que Celso no debe seguir en su puesto solo pueden recomendar al Congreso la revocatoria de su nombramiento y entonces sí, será la Asamblea Legislativa la que tome la decisión.

¿Cuándo podría pasar esto? Perfectamente antes de fin de año. Pero ya veremos… hasta ahora (y ojo con esto) han caminado a paso de tortuga. No queremos pensar que es cierto que el Presidente de la Corte (Carlos Chinchilla) está nervioso y dilatando la cosa. Confiamos en que todo va de acuerdo a los tiempos de la justicia humana porque ya sabemos que esperar de los tiempos de Dios.

Bonus track: ¿Cuánto gana Celso Gamboa? ¿Cuánto le cuesta al país su salario, sus custodios y sus carros del Estado? Si un medio se anima a hacer la matemática vamos todos a pegar un bueeeeen brinco. Por ahí si ando bien de tiempo le entro yo mismo en los próximos días.

 

2.

Es un mal día (otro) para ser Celso Gamboa: Lado B

— Listo. Tras esa inducción, repasemos. Causas disciplinarias de Celso hasta ayer en la mañana: México (la lleva Fernando Carillo, Sala Constitucional), Panamá (la lleva Orlando Aguirre, Sala II) y Liz Tencio (lo lleva Julia Varela, Sala II). Es decir, para estar nervioso, le sobraban los motivos… y entonces: parió la abuela.

— El día de ayer La Nación salió con un par de bombazos y a Gamboa se le terminó de llenar el cartón del bingo. #1. Fiscalía anticorrupción borró a Johnny Araya de causa judicial (en resumen: la mano amiga de Celso mete mano de nuevo) y #2 Celso Gamboa habría intervenido en casos de alcaldes de San Carlos y Alajuela (en resumen: la mano amiga de Celso mete mano de nuevo). 

— Naturalmente todo esto está generando un incómodo resfrío en Liberación Nacional pues los tres alcaldes son fichas verdiblancas: Johnny Araya (San José), Alfredo Córdoba (San Carlos) y Roberto Thompson (Alajuela).

— Sobra decir que consultado por La Nación Celso dijo lo usual, todos mienten menos él. Habría que traerse al equipo entero de Criminal Minds para que logren determinar el perfil exacto de este individuo porque ya lo suyo va más allá de la ficción.

— Como era de esperarse, en horas de la tarde (y tras las publicaciones de La Nación) la Corte resolvió de oficio abrirle un (otro) proceso disciplinario a Celso por sus actuaciones como fiscal en las causas de los alcaldes. Como magistrada instructora fue elegida Nancy Hernandez (Sala Constitucional). Auch.

— Ni lerda ni perezosa la Fiscal General interina, Emilia Navas, pidió la apertura de la causa penal por supuesto tráfico de influencias a Johnny Araya, Celso Gamboa y Berenice Smith (que ha intentado refugiarse en las sombras desde su renuncia al puesto de Fiscal Subrogante pero no escapa al brazo de la ley).

— Para complementar lo publicado por La Nación es clave agregar estas dos lecturas. #1, en Amelia RuedaExfiscal de Alajuela: Celso Gamboa me llamó dos días antes de detener al alcalde (Edwin Retana se anima a contar lo que entre pasillos se mencionaba hace meses) y #2, en CRHoy: Letrado de confianza de Celso Gamboa rastreó información de causas políticas (donde sale implicado un cuarto alcalde, también de Liberación Nacional, Marco Jiménez, Nicoya).

Bonus track: ¿Por qué desestimó Tatiana Chaves Lavagni en Heredia el caso de Thompson si correspondía atenderlo en Alajuela? Ojalá las autoridades lleguen al fondo del asunto. Tatiana, mientras tanto, podría dar un paso al frente y hablar, antes de que el camino de boronas llegue hasta ella.

 

3.

Hora cero para Ofelia

— El día de ayer (finalmente) se anunció (vía Oficina de Prensa del Poder Judicial) la apertura de juicio contra la ex Defensora de los HabitantesOfelia Taitelbaum Yoselewich.

— La audiencia preliminar (que tuvo más atrasos que la carretera a San Carlos) se realizó el 4 de octubre pasado. El Ministerio Público pidió elevar el caso a juicio (léase lo contrario a lo que hace Berenice Smith cuando le toca investigar a los Supremos Poderes).

— La acusación deja la que se está preparando para Celso como un película PG-13: a Taitelbaum se le acusa por 104 presuntos delitos: “39 de posible falsedad ideológica, 2 eventuales de coacción, 39 supuestamente de uso de documento falso y 24 por aparente peculado“.

Bonus track: La tenebrosa conversación telefónica entre Ofelia Taitelbaum y María Otarola.

 

4.

Breves y puntuales

Rodolfo Piza sigue subestimando el voto joven (mal llamado “progre”). Cito la nota publicada ayer por El Mundo CR titulada Rodolfo Piza sobre guías sexuales: No hay que generar dudas a tan corta edad: “Para el aspirante socialcristiano la educación  sexual debe darse pero en la familia y en el momento en el que los padres lo consideren oportuno y no en las aulas con guías sexuales“. Esto a pesar de que la inmensa mayoría de los costarricenses han dado un enfático sí a la educación sexual en los centros de estudios. Claro, el hombre estaba reunido con cerca de 40 líderes cristianos de la zona sur del país…

— Un error de procedimiento por parte de SUTEL hizo que el Tribunal Contencioso Administrativo anulara una multa de 2.157 millones de colones contra el ICE por supuestas prácticas de monopolio. Más información en Costa Rica Noticias.

 

​5.

Barbas en Remojo

No hay mucho que decir.

El Poder Judicial no aguanta más: la crisis empieza a consumirlo. Es cierto que no se pueden adelantar los tiempos pero tampoco se deberían “lerdear”. Ha sucedido, lo sabemos, y nada de gracia nos hace creer en todas las teorías de conspiración que apuntan a la red de cuido interna. ¿De verdad Gamboa puede asustar tanto a sus compañeros? ¿De verdad los tiene amenazados con el clásico “si yo caigo caen todos”?

Ya lo dijo —en todo caso— el exmagistrado Arroyo semanas atrás: esto no se trata de Celso. Celso es un síntoma, no más, pero la enfermedad lo trasciende. Él puede ser el “poster boy” de la pobredumbre que vive hoy nuestra institucionalidad pero para que alguien con semejantes credenciales llegue hasta donde él llegó se requiere toda una orquesta de corte mafioso operando desde todos los frentes.

Basta. Basta de lavarse las manos. Basta de hacernos los tontos. Cada semana le saltan más y más denuncias que no hacen sino validar las decenas que yo mismo he recibido (y faltan). Vuelvo y repito: este es el hombre que Luis Guillermo Solís consideró era el más apropiado para cuidarnos. Él. No cualquier otro ser humano. Él. Laura Chinchilla y Óscar Arias que ni se hagan los rusos, porque todo el país tiene claro cómo lo han empoderado. ¿En qué estamos? ¿Qué sucede que todo el mundo piensa que puede hacer o dejar de hacer y no responder?

“Diay, yo no sabía”. “Diay, yo confié”. Así se firman DECRETOS en este país. Así se nombran MINISTROS en este país. ¿Es que acaso somos una especie de chiste? ¿Quién tiene la desfachatez de anunciar “el mejor equipo” y ponernos a un tipo como este a cuidarnos. Al Presidente se lo pregunté antes y se lo vuelvo a preguntar: ¿No había nadie más? De todos los funcionarios de Liberación Nacional que se podían rescatar: ¿Por qué justo este?

¡Cómo no le va a tener horro la gente a este hombre! Su poder pareciera trascender, inclusive, el de los tres presidentes aludidos. Y no perdamos de vista: Juan Diego Castro es su maestro (¡él mismo lo dijo!). No podrían ser más cercanos. Así que estamos hablando del legítimo Little Finger que quedaba bien con todos (y todos convencidos de que era su “ficha de confianza”) mientras labraba su camino al trono. “Chaos is a ladder“.

No es un temita de David Patey —que no, no me merece ninguna confianza, pero no por eso desacredito lo que dijo—.  Mucha gente de su círculo cercano podría confirmar que en efecto su plan con Bolaños era llegar a la Presidencia. ¡Pero en qué estamos!

Hago una pausa, respiro y repito: él solo es parte del problema. El problema trasciende a este individuo. Se cree intocable porque el sistema le ha permitido creerse intocable. El sistema también permite que cualquier rufián llegue al Congreso y que ser magistrado en este país ya no signifique nada, porque basta con un título de la universidad de Justo Orozco y un par de contactos para enamorar a todos los diputados y alcanzar el más alto puesto al que puede aspirar un jurista. ¡Pero en qué estamos!

Nos hemos dormido. Hemos permitido que nos pasen por encima. Mientras Gamboa se compra su condominio en Jacó y viaja con Bolaños en aviones y helicópteros el precio de la corrupción lo pagamos todos. Esto debe terminar. El pueblo debe despertar. Porque esta crisis, no es tema menor. Esta crisis trasciende un préstamo irregular del BCR…

Y aunque algunos de ustedes estén agotados vuelvo a recordarles que este tema no va a salir de la agenda noticiosa por un buen rato. Pueden despedirse de una vez de esa campaña electoral “emotiva” que algunos todavía se imaginan. Ya lo he dicho antes, una semana el foco se prende por un lado y a la siguiente por el otro… mientras tanto, quienes tienen que ofrecer respuestas claras y contundentes ofreces declaraciones esquivas y escuetas. Es lo que hay. Y lo que hay es muy triste.

Pero el futuro. El futuro, en manos nuestras, podría no serlo tanto. Este es un momento histórico y determinante. Podemos y debemos exigir cambios. En todos los Poderes. Hay que llegar hasta el fondo de este asunto. Hay que remover no las piedras… las rocas. Hay que entender que este tipo solo fue el más descuidado. Pero detrás de él hay muchos otros. Algunos de ellos hoy, juegan de paladines de la justicia. Con esos es con los que hay que tener más cuidado.

 

6.

Palabras Prestadas

¿Qué se hace cuando Uber es homofóbico, los taxistas ladrones, tener carro es del diablo y los buses y los trenes chocan entre sí? No lo sé, Rick“.

Ariel Arburola.

Lo grave de esto es la duda que queda en el aire de cuantos más “favores” le a hecho Celso a la clase política de este país. Además queda muy claro como un funcionario con tan poca experiencia llega a ser juez de la Sala III y su ascenso meteórico“.

Mau Roverssi.

 

7.

Botonetas

— En El Faro (El Salvador) nos da un ejemplo claro de algo que extrañamos en el periodismo costarricense: autocrítica.

Eli Feinzag, sobre Ottón Solís y Holcim: Un desagravio necesario.

Jaime Ordoñez, La perversa ley 4-3, otra enseñanza del cemento.

— En Global Voices: El cementazo, el escándalo de corrupción que empaña la campaña presidencial en Costa Rica.

Silvia Arce en La ExtraSala Constitucional irrespeta derecho humano fundamental.

— Una buena discusión propuesta por Aldo Farah que hará eco con los indecisos.

— En Suave un ToqueNo Costa Rica, discriminar a las personas trans no es tuanis.