1.

El Ministerio Público cae en desgracia

— Esta mañana Semanario Universidad y CRHoy sacudieron el panal una vez más.

— Supimos que días atrás Walter Espinoza, director del OIJ, se llevó tremenda sorpresa. El hombre se puso a revisar por qué la Sala III había desestimado la denuncia por tráfico de influencias entre los diputados de la red de cuido legislativa de Juanca y el propio Juan Carlos Bolaños, pues probablemente le costaba creer que en efecto existiera también una red de cuido judicial operando en favor del empresario de Grecia...

— Digo, una cosa es tener la mano metida en el Congreso, ¿pero en la Corte?

— Uno quisiera pensar que no, que tal cosa no es posible. ¿Cierto? Como sea, les decía que Espinoza se topó con una muy, pero muy mala noticia: un elemento de prueba fundamental (el informe 876-OPO/UAC/ART-2015 del OIJ) que corroboraba las numerosas llamadas entre Bolaños y sus aliados en Cuesta de Moras y hasta CNE (por ejemplo, a Otto lo llamó 342 veces en poco más de 1 año...