1.

El tango del Presidente

— No solo toca el piano y se alimenta de avispas como si no hubiera mañana: Luis Guillermo Solís también baila tango, cumbia, reguetón y quién sabe cuánta cosa más. Hay que dárselo: carisma, el hombre, tiene. Y mucha. Fácilmente le podría regalar un poco a los dos precandidatos del PAC y le sobraría para bailar una milonga.

— El cierre de gestión pinta bien para Solís, par de años atrás cada atuendo que se ponía le significaba una metralla de insultos en línea. Ayer, en cambio, propios y extraños le reconocieron el buen tino en la pista de baile con la diosa argentina Mora Godoy. Durante ese ratito, la gente ser permitió solo disfrutar y hasta mostró cariño por el Presidente.

— Vaticino: Salvo desgracia de última hora, LGS saldrá como uno de los mandatarios mejor valorados por la población costarricense en los últimos 40 años. Voy más allá: se lo recordará con cariño y gratitud. Y sobre todo, como un hombre honesto. Si la reelección inmediata se permitiera en...