El día de mañana enviaremos un Súper Reporte cargado de opciones para colaborar con las personas que mayor necesidad están pasando debido a la pandemia. Tenemos un buen trabajo adelantado, pero quiero pedirle a usted, que hoy lee este breve editorial, que si conoce cualquier organización que esté trabajando en este tipo de asistencia y ayuda, me haga llegar la información a diego@delfino.cr.

Queremos crear una especie de guía que compile las alternativas más sólidas y viables para colaborar desde la ciudadanía. Esperamos que sea de utilidad para todas aquellas personas que, frustras y encerradas en sus hogares, se sienten impotentes. Así, quienes han tenido la fortuna de no ver su ingreso económico comprometido encontrarán una serie de opciones para colaborar desde su casa.

Hay, evidentemente, escenarios muy complejos de primera necesidad, que requieren de una respuesta inmediata ya no digamos de las autoridades, sino también de la ciudadanía. Pero también hay un grupo significativo de personas que sin estar ya presas de una situación de riesgo social y vulnerabilidad grave, la están pasando mal. Han tenido que reinventar sus negocios y que encontrar alternativas para generarse un ingreso económico.

Por ahora, operan desde la clandestinidad, vendiendo bebidas y alimentos a sus contactos de confianza porque no tienen otra opción. Las autoridades no pueden jugar al “aquí no pasa nada” que se ha aplicado con Uber (que la pandemia haya dejado sin machete a estas personas es claro resultado de nuestra inoperancia normativa).

Estamos en crisis. En una situación de emergencia. Es imperativo encontrar respuesta desde la legalidad y la administración para que la ciudadanía pueda trabajar en generarse sustento adaptándose a las actuales circunstancias, que no podrían ser más comprometedoras.

Ojalá la inteligencia, la capacidad y la preparación de todas las personas que integran la Asamblea Legislativa nos de pronto luz... de modo tal que todos estos pequeños emprendimientos puedan estar “a derecho” y salir adelante.